lunes, 2 de diciembre de 2013

Especulaciones.

Fue bueno conocerte, pero eso ya fue...
     Ya fue, por que no estas aquí, por que ahora solo eres un recuerdo, un... podríamos decir, interesante y bonito recuerdo. Un recuerdo que no olvidaré... quizá sea solo por que no quiero y por que me aferro y por que me cuelgo a ti, a las sensaciones, a lo sentimientos, a los pensamientos, a las platicas, simplemente a ti y  a todo lo que me hiciste sentir, descubrir y decir.
     Innumerables ejemplos vienen a mi sobre lo que descubrí en ese corto tiempo, de lo que sentí hacia ti y hacia mi y de las cosas que dije para ti y por ti. Pero me pregunto, ¿Por que tiene que ser así? y me imagino contigo y me vuelvo a ilusionar a sentir que algún día fuiste mio, a sentir que un día, charlamos, que un día fuimos algo, pero regreso a la realidad, esa realidad que duele por que no estas aquí y por que nunca estuviste aquí, esa realidad que me atormenta cada día, en cada despertar, y no solo por ti, también por mi y los monstruos que me rodean, los que me atormentan, los que están ahí, en mi día a día, los que saco cada vez que no estoy bien, los que duelen y desgarran y suelen destruirme en ese instante, los que me aplastan y hacen que me sienta inútil, esos monstruos, en los cuales ahora ocupas un valioso lugar.
     Si, te convertiste en un monstruo para mi, al quererte, porque te quería y digo te quería porque ya fue, te quería para mi, conmigo para siempre. Pero nunca fuiste mío, ni siquiera hubo un fuimos y no habrá un seremos, entre tu y yo simplemente no hay más, no hay más que esa terca obsesión mía por ti, que esa sensación de que algún día quizá me perteneciste. ¡Pero que digo! Nadie pertenece a nadie, cada quien se pertenece a si mismo, y no eso no lo podemos cambiar, y por eso es que ahora puedo decir ya fue, por que ya fuiste, por que esa necesidad de poseerte ya no esta, porque por fin descubrí que tu eres tu y yo soy yo, y puedo dejarte de pensar de esa manera caprichosa, y puedo decidir ya no quererte, y puedo decidir amarte, amarte porque descubrí que puedo amar, por que no era solo un te quiero posesivo, porque... si me hubiera encaprichado más, si no hubiera escuchado razones no sé en donde estaríamos y lo complicado que hubiera sido para todos, para mi, para ti, lo que hubiera sufrido, lo que hubieras sufrido... Pero esas son puras especulaciones. 

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada