lunes, 22 de septiembre de 2014

Sigo esperándote.


Y estoy aquí, dañada. 
Y te espero,
Y no estas, 
Y no llegas, 
es tarde, 

pero sigo aquí, esperándote. 

No llegas, 
no llegas, 
no llegas
comienzo a pensar que nunca llegaras; 
muerdo mis uñas
mis labios, 
Estos labios con urgencia de ti. Secos, dolorosos; 
arden, duelen, 
como duele tu amor, 
como arde tu amor, 
este amor que me corrompe, que acaba con mis nervios.

Es tarde, 
pienso que debería irme, pienso que es inútil esperar. Pienso que es inútil pensar que me amarás, 
pienso que es inútil pensar que llegarás. 
Es inútil
Es inútil
Inútil. 

Y cada vez se hace mas tarde, 
mis dedos duelen, 
mis labios queman, 
a mi mente no le queda ni un pensamiento cabal, 
¿Qué espero de ti? ¿Que esperas de mi? ¿Donde quedó mi razocinio? ¿Qué hago aquí? 

Y llegas. 
Y estás ahí. Mirándome.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada